Historia de la provincia Caranavi norte paceño

La Provincia Caranavi, fue creada por Decreto Ley Nº 1.401 de 16 de Diciembre de 1992, mediante un movimiento popular de unidad que paralizó el Norte del Departamento de La Paz. Un espíritu de unidad logró que un sector de la Provincia Nor Yungas, bautizada como la Capital de la Tercera Sección con capital Coroico, lograra ser reconocida como la Vigésima Provincia del Departamento de La Paz y reconocida bajo el Nombre de Provincia Caranavi con su capital Caranavi, compuesta por 24 cantones y más de 50.000 habitantes. Una capacidad agrícola que la convierte en una de las Provincias más productivas del Departamento, llegando a ser denominada por sus propios habitantes como la Capital Cafetalera de Bolivia o La Puerta a la Amazonía.

No todo en Caranavi es color de rosa, su historia es bastante compleja, más aún cuando se ignora hasta el origen de su nombre. Una Provincia que de ser productora de cítricos, se transformó en Cafetalera; en la actualidad, la fuerza política que ha surgido en esta nueva década del 2000, ha influido notoriamente en el cultivo de Coca en el colonizador Caranaveño, pretendiendo incluir a esta joven Provincia en el mercado cocalero.

Historia de la provincia Caranavi norte paceño

Historia de la provincia Caranavi norte paceño

ASPECTOS CLIMATOLOGICOS

La precipitación pluvial media actual fluctúa entre 900 y 1.500 mm., el período lluvioso abarca 6 meses; desde el mes de octubre al mes de marzo, sin embargo en los últimos años hay muchas variaciones climáticas.

El clima que presenta es de subtrópico con características de la zona con una temperatura que oscila entre los 15 y 36ºC (media anual) con bastante humedad, situada con una altitud de 500 a 1.600 m.s.n.m., tiene una extensión aproximada de 3.100 Km2., limita al norte con la Provincia Larecaja y Sud Yungas, al sur con la Provincia Nor Yungas, al este con la Provincia Sud Yungas y al Oeste con la Provincia Murillo y la Segunda Sección de la Provincia Larecaja.

Caranavi la ciudad Capital, tiene una altitud de 605 m.s.n.m. y está asentado en medio de los cerros: Manchego, Batallón de Ingenieros, Bautista Saavedra y Bolinda, es una ciudad moderna. En su contorno se encuentran los ríos Yara y Coroico, el primero formado a su vez por dos ríos, Challhuani y Taipiplaya, mismos que se unen con el río Coroico, hasta desembocar por diferentes afluentes en el Río Amazonas. La construcción de la nueva carretera Cotapata – Santa Bárbara, ha mejorado en cierto porcentaje las seguridades del transporte, debido fundamentalmente a que el camino principal o troncal que une Caranavi con la Ciudad de La Paz, es bastante accidentado, con un ancho de plataforma que no excede los 3 metros en muchos de sus sectores y que han dado lugar al denominativo, bastante despectivo y alejado de la realidad, de Camino de la Muerte. El viaje desde la Sede de Gobierno a la Ciudad de Caranavi se lo realiza en aproximadamente 5 horas, ruta cubierta por una gran cantidad de medios de transporte, contando a la fecha con 10 medios de transporte, los cuales cuentan con Flotas de diversa capacidad de pasajeros.

Cuenta además con excelentes servicios de comunicación telefónica celular, inclusive existe la Cooperativa de Telefonos de Caranavi (COTECAR), que cubre las necesidades de comunicación de los vecinos con bastante responsabilidad y equipos modernos de avanzada tecnología. Existen además, centros de Internet, lo que permite tener la información mundial a la mano de estudiantes y visitantes de cualquier región.

Historia de la provincia Caranavi norte paceño

Historia de la provincia Caranavi norte paceño

RECURSOS TURISTICOS

Caranavi como la Provincia más joven del Departamento de La Paz, tiene su riqueza turística basada principalmente en su clima, una amplia variedad de las especies vegetales, cuencas navegables como los ríos del Alto Beni, y aguas termales en el Cantón de Suapi Calama y Uyunense cuentan con cavernas, ruinas y templos, que datan desde época del incario, que constituyen un atractivo turístico natural. También se tienen pueblos nativos, como los Mosetenes y Lecos que aún conservan su dialecto, costumbres y forma de vida ancestral, ubicados en los cantones de Alcoche, Sararía e Inicua, constituyendo un patrimonio cultural digno de conocer en la Provincia. Lastimosamente, no existe ningún tipo de incentivo hacia el Turismo, podríamos decir que los ingresos por este rubro son ínfimos, llegando solamente a favorecerse los Hoteles de mayor capacidad y comodidad, los cuales no tiene nada que envidiar a otras capitales. Sin embargo, el Turismo como aporte o medio de ingreso económico a futuro, aún no ha despertado el respectivo interés tanto en las autoridades como en la mayor parte de la población.

RESERVAS FORESTALES
La reserva forestal de la Provincia se encuentra ubicada en los tres diferentes pisos ecológicos distribuidos en toda la jurisdicción en zonas Agroecológicas.

Primero se tiene a los cantones de Caranavi, Santa Fe, Alcoche y en Alto Beni a Belén, Inicua, Eduardo Avaroa y Santa Rosa. Donde se tienen bosques de primer orden que se caracterizan por contar con una variedad inmensa de especies vegetales y animales silvestres. Lo importante a tomar en cuenta es que se tienen árboles semilleros, especies maderables como Mara, Roble, Nogal, Paquio, Quina, Huasicucho y otros. Por otra parte en los mencionados bosques se tiene riqueza de fauna exótica, como: insectos, lepidópteros, aves y especies vegetales en estado natural para estudios en biología.

La aparición de grupos de colonizadores que se han dedicado a cortar madera con motosierras portátiles, ha dejado sin embargo, bastante mermado el bosque tropical, realizando talas indiscriminadas que amenazan con hacer desaparecer especies maderables muy valiosas.

En el sector de Alto Beni, la prepotencia de los colonizadores del sector, ha ocasionado la violación de algunas tierras de carácter privado destinadas a reservas forestales, habiéndose procedido a la parcelación de toda una vasta extensión de terreno que bien podía haberse respetado para ser utilizado como Parque Forestal, con el consecuente impulso al Turismo en la zona, lo que lastimosamente ya no se dará representando una pérdida incalculable de recursos económicos que anualmente podrían haberse recibido por este concepto.

PROBLEMAS AMBIENTALES
Las Provincias del Norte del Departamento de La Paz, han sido consideradas los pulmones de Bolivia, principalmente de la zona andina, pero lamentablemente, durante la época de chaqueos, estos se vuelven incontrolables y en lugar de purificar el ambiente del Altiplano, se crean nubes de humo que crean afecciones respiratorias que en muchos casos se convierten en crónicos. Estas quemazones, se efectúan para preparar terrenos para el cultivo principalmente del Arroz, y en la parte Oriental, para preparar campos de pastoreo para el ganado, sin medir consecuencias que son funestas para el organismo de los habitantes de Occidente.

Por su parte la Capital de la Provincia Caranavi, siempre ha sufrido por problemas de alcantarillado, no existe una planificación de tratamiento de aguas que puedan cuidar los principales ríos de la zona, siendo el Río Yara uno de los que mayor contaminación presenta en la Provincia, ya que en el mismo son depositados todas las aguas servidas de la Ciudad, sin que aparentemente a ninguna autoridad le preocupe lo que ocurre en las poblaciones que se encuentran río abajo, hacia la Provincia Larecaja y el Departamento del Beni.

OBJETIVO GENERAL
La ciencia del derecho en la lucha por la Provincialización de Caranavi, se ha dado en la interpretación de la Ley para lograr que el consenso popular de una parte de la Provincia Nor Yungas, considerada como la Tercera Sección Municipal, reclame para sí los ingresos de manera más directa, de los dineros que el estado asignaba a cada municipio para su desarrollo, dineros que eran utilizados en mayor cantidad en la Capital de la Provincia Nor Yungas, en desmedro de los habitantes de la Tercera Sección.

Este aspecto dio lugar a que se interprete la Ley, en la cual se consideraba que una Provincia debe reunir algunos requisitos para su reconocimiento como tal por el Gobierno, aspectos y requisitos que la Tercera Sección tenía desde hace muchos años atrás, lo que permitió su reconocimiento como la Vigésima Provincia del Departamento de La Paz.

El objetivo general de este trabajo, es dar a conocer a lo habitantes de la provincia Caranavi, sus orígenes, su historia de una manera simple, no complicada, rescatando las partes más elementales de su cambio, de su lucha, de sus frustraciones.

OBJETIVO ESPECIFICO
La identidad de la Provincia Caranavi, de donde viene?, cuales sus principios?, etc.; han dado lugar a que surja una inquietud profunda de los principios de esta Provincia, donde no existe una Cultura representativa, no existe algo que sea autóctono, es más, nuestros habitantes son oriundos de otros sectores del País, no existen prácticamente originarios que nos permitan recuperar la cultura de Caranavi, un pueblo desde ya dedicado al comercio informal, donde sus habitantes no tienen el menor interés por superar la crisis de manera conjunta, demostrando un comportamiento bastante apacible ante los cambios sociales que ha presentado el País. Los datos obtenidos para este resumen, se basan fundamentalmente en vivencias particulares y en versiones obtenidas de vecinos antiguos de la localidad de Caranavi.

La parte más importante de este trabajo se identifica con la participación crucial del H. Ramiro Revuelta Iriarte, cuyo trabajo y denodado esfuerzo por brindar a esta región las mejores opciones desarrollo no son reconocidas y tratan de ser pasadas al olvido, sobre todo por los movimientos de los nuevos intereses políticos que tratan de identificarse como protagonistas de un movimiento de provincialización en el que ni siquiera participaron, o en algunos casos un movimiento con el que no estuvieron de acuerdo, saliendo en la actualidad a la palestra como parte de los hombres y mujeres que lucharon en las carreteras para lograr la Provincialización.

Este trabajo pretende además, poner en conocimiento de la sociedad caranaveña, cual fue el trabajo del H. Revuelta dentro el Parlamento Nacional, puesto que no solamente se trató de presentar un Proyecto de Ley de Provincialización de Caranavi, sino, de todo el trabajo de concientización de los cantones y poblaciones de la jurisdicción para apoyar la creación de la nueva Provincia, donde se puede verificar la poca intervención de las autoridades de ese entonces en este trabajo, dejando al trabajo solitario del H. Revuelta, la responsabilidad del Proyecto de Creación de la Provincia Caranavi, adjuntando para este propósito, documentación que no existe en los archivos de ninguna institución caranaveña, menos en el Municipio.

JUSTIFICACIÓN
Se ha realizado este trabajo, como un pequeño aporte a los Caranaveños, para identificar en parte los principios de nuestra Provincia, sus luchas y valores que en un principio eran transparentes y de carácter popular y que se convirtieron con el paso del tiempo en una forma de reclamo utilizado comúnmente por algunos movimientos políticos que se identifican con la violencia como única manera de “dizque” ser escuchados por el Gobierno. Es necesario que conozcamos nuestros principios y cuales eran nuestras metas, las que se han dejado de lado para crear una Provincia rebelde, considerada la más joven del País, pero también la más conflictiva. Aspecto que es necesario cambiar en base a una nueva propuesta de ingresos económicos para la Provincia, sobre todo en el aspecto Turístico, que sin lugar a dudas es el seguro de vida de la zona para el futuro, cuidando además nuestra riqueza natural, tan venida a menos en la última década.

DESARROLLO ORIGENES DE CARANAVI
Una joven Provincia que sin embargo desconoce el por qué de su nombre, existen varias versiones contadas por personajes de antaño, pero lastimosamente todas difieren y hacen referencia de mayor o menor importancia en cuanto a que el nombre habría nacido de una determinada persona, incluso a posibles seudónimos de algún habitante que dio lugar al nombre de Caranavi. Sin embargo una palabra oficial no se la tiene, lo único que se conoce en cuanto a su historia abarca aproximadamente el año 1886, cuando esta región estaba ocupada por “Lecos” y “Mosetenes”; los cuales fueron desplazados lentamente hacia el Sector de Alto Beni por los ingresos de buscadores de Caucho y Quina. Uno de los últimos Lecos que habitó en el sector fue Pascual Coalico, en compañía de su esposa Andrea Medina.

Para el año 1908, ya se encontraban varias personas con sus familias, tal el caso de David Sosa, Germán Tellería, Celso Alarcón, Wilfredo Velasco, Carmelo Nay, Nicolas Nay, Divapuri, Tomasa Inda, Julio Gamarra, José Omeres, Angel Medina, Felipe MedinaLucio Mejia, Vaquiata, Apana, Leonor Aparicio, Walter Vasquez, José Jemio y la Sra. Lucia Aparicio. Los primeros habitantes de la región provenían de regiones como Apolo y el Beni, trayendo con ellos sus costumbres y dándole una apariencia más tropical a Caranavi.

En 1915 se instaló una fábrica de Alcohol, cuya producción era trasladada por el río Coroico hasta Santa Bárbara, y de allí en mulas hasta la ciudad de La Paz; esta fábrica funcionó durante aproximadamente 17 años, contaba con 200 empleados, muchos de los cuales a la quiebra de la misma se quedaron a radicar en la denominada Hacienda Caranavi, donde estaba instalada la fábrica. La mayoría de los empleados provenían de regiones como Mapiri, Charo-Pampa, Alizaya, Chinari, Apolo, Coroico y Beni, no permitían empleados del sector del altiplano por la facilidad con la que estos enfermaban y fallecían.

Para el año 1945, se autoriza el ingreso planificado de nuevos colonizadores a las tierras de Caranavi, mediante orden emanada del ministro de Agricultura, Ganadería y Colonización de ese entonces Dr. Julio Zuazo Cuenca, lo que dio lugar a que en 1946 ingresen 50 personas de la Provincia Pacajes al Nor Este de Caranavi, a los que se entrega lotes parcelados desde el Arroyo Payasismo hasta el Arroyo Agua Turbia; este fue el inicio de la Colonización de Caranavi.

El 28 de Noviembre de 1962, El H. Congreso Nacional, aprobó la Ley de Creación de la Tercera Sección Municipal, con Capital Caranavi, en base a 12 Cantones: Santa Fe, Alcoche, Santa Ana de Caranavi, Villa Elevación, Incahuara de Kullucuchu, Carrasco, Choro, Uyunense, Taipiplaya, Santa Ana de Bella Vista, Suapi e Inicua. Siendo una de las características la organización en Cooperativas que tuvieron una época de gran crecimiento económico en Caranavi, este crecimiento convirtió a su capital en un centro de abastecimiento de gran magnitud, el mayor del Norte Paceño.

Su producción fue superior cada año y sus aportes económicos a la Capital de Provincia fueron bastante significativos, sin embargo este aporte no era retribuido, las obras de mayor necesidad para la población no llegaban y se notaba el desazón popular, lo cual sin duda se transformó en la solicitud del Cnl. Leonel Aliaga, H. Diputado Nacional que en el año 1967, fue el Proyectista de la Creación de la Provincia Caranavi. Este proyecto fue truncado por opositores de Coroico, Chulumani e Irupana, que lograron que el mismo fuera archivado y dejado al olvido.

Caranavi sin embargo, continuó con su proceso de crecimiento bastante acelerado, las primeras Escuelas de Educación que surgieron, como la Escuela Eduardo Zuazo Cuenca y el Colegio Jhon F. Kennedy fueron sucedidos por otros. Los cambios en los domicilios particulares, antes construidas con madera y “charos”, fueron cambiadas por ladrillo y abode; el comercio continuó su crecimiento, las pequeñas tiendas como las de los Sres. Gregorio Merlik, Ricardina de Peña y la Sra. Tomasa Quetty fueron creciendo y los comercios alrededor, incrementándose de manera notoria. Asimismo se contaba con el funcionamiento de la pista de aterrizaje de la Fuerza Aérea, con viajes de cargueros de las empresas de transporte “Aereo Linea Avaroa”, “ARA” y “taxi”. También surgieron los primero Aserraderos, como el del Sr. Ricardo Chaar, seguido de los Sres. Guillermo Molina, Mario Vallejos, Fridolino Rosales y Ramiro Revuelta Iriarte. Se realizaron las primeras instalaciones de agua potable en la población de Caranavi y los rescatadores de Café empezaron a trabajar fuertemente, siendo la primera rescatadora la Sra. Elena Álvarez.

En los rubros de Salud y Deportes, se construyó el Hospital Caranavi, obra ejecutada por la Empresa Ingenieros Asociados y el Stadium Orlando Quiroga, fue construido con la colaboración del Sr. Quiroga durante la gestión del Sr. Fridolino Rosales.

El mercado central no existía, siendo la venta de productos en una de las céntricas calles de la población, sin embargo al organizarse como Comerciantes, promovieron la construcción del Mercado, mismo que se conserva hasta el día de hoy.

Uno de los medios de transporte que existía por entonces (1950-1960), fue el fluvial, debido a la inexistencia de un camino que uniera Caranavi con las localidades mineras, los habitantes de esos sectores acudían a conocidos balseros de Caranavi, tales como Germán Tellería y los hermanos Avellaneda.

Es importante mencionar, que el camino carretero llegó a Caranavi en 1959, siendo que todo su comercio dependía del transporte de los productos, estos eran trasladados en pequeñas balsas hasta las proximidades de Coroico, de allá en tren hasta Cotapata y posteriormente en camiones hasta La Paz. La conclusión de este camino, el más importante en la unidad del Norte Paceño, tardó en su ejecución desde 1935, año en que llegó a Coroico, hasta 1959 un total de 24 años, durante los cuales los colonizadores y vecinos de Caranavi se trasladaban inclusive en mulas de carga, siendo una verdadera aventura cada uno de los viajes. La Empresa que construyó el tramo San Pedro – Caranavi, fue la de don Jorge Bartos, la llegada de su tractor Internacional D-27 hasta esta población, fue motivo de verdadera fiesta popular.

Debido a que los viajes en embarcaciones precarias, eran riesgosos, más aún para llevar combustibles para la Draga de la Empresa South American Placers, que estaba asentada en Santa Fe, sus ejecutivos decidieron construir una pequeña pista, trabajo que fue ejecutado en 1960 por el Batallón de Ingenieros; posteriormente al ser consolidado el camino hasta la ciudad de La Paz, el transporte en camiones fue haciéndose más fluido. La aparición antes mencionada de los Aserraderos, permitió lograr con los años, una infraestructura caminera hacia las diferentes Colonias de la Provincia, con la apertura de miles de kilómetros en caminos que hoy en día fueron conectados unos con otros, existiendo mayor facilidad de desplazamiento de productos agrícolas.

Los colonizadores se organizan en Federaciones y los caminos hacia el Alto Beni y Beni se encuentran en ejecución por el Batallón de Ingenieros, el desarrollo de la Tercera Sección de la Provincia Nor Yungas en muchos de sus aspectos se vió beneficiada por la calidad de sus tierras, mismas que al ser territorio vírgen, sus productos eran de la mejor calidad, surgiendo épocas de auge económico que afirmaron la voluntad de sus habitantes de quedarse en esta región.

Es de lógico suponer, que la llegada de los Colonizadores, dentro el Programa de colonización espontánea, no fue nada fácil, más aún todavía, al tener que enfrentar enfermedades tropicales de las que nunca habían oído siquiera, mismas que causaron significativas bajas en los nuevos habitantes, en su mayoría provenientes del Altiplano paceño, Oruro, Cochabamba, Sucre y Potosí, que pese a este fuerte desafío de la naturaleza, se quedaron y forjaron su futuro a plan de un esforzado trabajo; llegaron a crear inclusive sus días de “feria”, en los cuales se podía encontrar absolutamente todos los materiales y productos de la canasta familiar que eran imprescindibles para la supervivencia en el campo. En un principio se fijo como día de feria el Domingo de cada semana, día que por la aflicción de poder vender cuanto antes su producto fue pasado a Sábado, posteriormente a Viernes y actualmente está pasando de Miércoles a Martes.

Esta capacidad de producción, la riqueza de sus tierras, el poder económico que se empezó a generar en diferentes rubros, se fue transformando poco a poco en el ánsia de ser considerados como Provincia. Principalmente el porcentaje destinado a Caranavi por el concepto de regalías, era inferior al aportado por sus habitantes, ya que al ser Capital de la tercera Sección, se debía dividir el ingreso de Caranavi con la Capital de la Provincia y demás secciones, por lo tanto las obras de prioridad en esta región, debían ser pospuestas por la falta de recursos provenientes de las Arcas del Estado hacia el Municipio de la Tercera Sección.

Es una amarga experiencia la vivida durante el año 1967, cuando se negó la posibilidad de nacer como Provincia ante la oposición de las demás Provincias de los Yungas, durante los años siguientes, nadie se acordó de este hecho, pasó al olvido y no se lo volvió a mencionar hasta 1991.

LA NUEVA PROVINCIA
Para 1991, a sugerencia del H. Diputado Nacional, Sr. Ramiro Revuelta Iriarte, se conforma el Comité Impulsor de la Provincialización, mismo que se desvirtúa por algunas rencillas personales de algunos de sus componentes, lo que dio lugar a un trabajo silencioso del Diputado Revuelta para lograr el desarchivo del Primer Proyecto de Provincialización de Caranavi, habiendo cumplido su objetivo, lo reformuló y efectuó una consulta popular entre los cantones de la Tercera Sección para que estos acepten ser integrantes de la nueva provincia. El apoyo fue total y absoluto, por lo cual con la documentación de respaldo, el H. Revuelta presentó el nuevo proyecto de la Provincialización de Caranavi, logrando que la misma sea sancionada por el H. Congreso Nacional el 22 de Septiembre de 1992, lo que dio lugar al festejo popular y a su reconocimiento como Hijo Predilecto de Caranavi.

Lo que muchos no saben, o prefieren pasar por alto, es que el día que fue sancionada esta Ley, momento crucial en que el apoyo hacia el Senador Juan Lucio, quien tenía en sus manos el Proyecto de Ley, debía ser total y mayoritario con la presencia masiva de los Caranaveños, solamente existían una docena de personas, incluyendo al Diputado Revuelta y su familia, ante este inconveniente, se tuvo que pagar a personas que transitaban por la calle, para que estos pudiesen entrar al Senado a gritar a voz en cuello vivas a Caranavi y aplaudir al Senado Nacional, fueron estas personas, desconocidos en realidad, que lograron en base al alboroto que armaron, identificándose como Caranaveños, se sancione la Ley 1.401.

Esta actitud de parte del diputado Revuelta, fue reconocida por Acción Cívica Femenina, primera institución Cívica de Caranavi y el Gobierno Municipal, otorgándole el Título de “Hijo Predilecto de la Provincia Caranavi”, distinción que le fue entregada en un acto principal en ambientes del Municipio, en presencia del pueblo en general, reconocimiento que al final, sería el único que recibiría.

La Fiesta por la Provincialización, se vio ensombrecida por la fiera batalla iniciada por los regionalistas de Nor y Sud Yungas, quienes intentaron trabar la Provincialización tan soñada, amenazando con movilizaciones y otras acciones de hecho si el Presidente de la República, Lic. Jaime Paz Zamora, Promulgaba la Ley de Provincialización de Caranavi. La tensión de los Caranaveños subía cada día ante los desafíos verbales emitidos por notables Coroiqueños, y ante las atrevidas publicaciones de los periódicos, donde declaraban al Diputado Revuelta como enemigo publico Numero Uno de los Yungas y perseguidor de Yungueños.

El 28 de noviembre de 1992, la gota que derramo el vaso fue el asesinato del H. Ramiro Revuelta Iriarte, a 7 Km. de la población de Caranavi. El pueblo entero se alzó en una sola voz, “queremos ser Provincia ¡Ya!”. La organización determina un bloqueo de carreteras total, paro Cívico con suspensión de actividades y una huelga de hambre en el Parlamento Nacional. Una lucha tenaz de los habitantes de la población de Caranavi, apoyados por los colonizadores, enfrentaron a cuantos quisieron romper el bloqueo, pero la historia se escribe en base a esfuerzo y sacrificio, el pueblo en general logró hacer historia con la Promulgación del Decreto Ley 1.401 de Creación de la Provincia Caranavi.

Nada se sabe hasta hoy sobre los autores del hecho de sangre que acabó con la vida del H. Ramiro Revuelta Iriarte, Promotor e Impulsor de la Provincialización de Caranavi, al punto inclusive de pasar casi al olvido general, debido al constante crecimiento de la Provincia Caranavi, con nuevos habitantes que poco o nada saben de sus inicios y de su lucha.

LA PROVINCIA CARANAVI EN LA ACTUALIDAD
Actualmente, y debo indicar con mucho malestar, el principio de independencia que se pretendía lograr y que fue motivo de esta lucha unida, ha sido tergiversado por algunos sectores, especialmente de algunos malos dirigentes sindicales que han confundido la esencia de los colonizadores, quienes de manera constante han provocado desmanes en la Capital, con marchas y desafíos a todos aquellos que osen ponerse en su camino; Caranavi se ha convertido en una Provincia Política, donde se ejecuta socialmente a los oponentes. Existe la versión de que no se obtienen beneficios, si no existen bloqueos de por medio, o medidas de presión, lo que ha logrado que esta región sea vista como uno de los puntos más conflictivos del País.

Pero eso no es todo, la falta de capacitación de los Gobiernos Municipales de turno, ha dejado en un estancamiento general a la Provincia, Concejales sin visión de futuro que perjudican el desarrollo de la Región, con disposiciones politizadas que pretenden lograr el crecimiento de sus propios partidos políticos, olvidándose de una Provincia que por su riqueza natural debía ser una de las más ricas del Departamento.

Durante el año 1995, durante la gestión del Ing. Sergio Suárez, H. Alcalde Municipal, la Provincia tuvo su primera prueba de violencia, cuando como medida de prevención contra bloqueos organizados por entes sindicales de los colonizadores, el Gobierno Municipal coadyuvó con las Fuerzas Armadas en el envío de efectivos militares en vehículos de la H. Alcaldía, lo que originó el descontento de las masas colonizadoras, que luego de haber sido reprimidos, voltearon su concentración en la Capital Caranavi, agrediendo al Concejal Dr. Alberto Fernández, quien sufrió heridas en la cabeza por las piedras que le fueron lanzadas; asimismo, vendedores minoristas perjudicados por el afán de imponer el nuevo orden en ese rubro por el Alcalde, y haciéndose pasar por colonizadores, violentaron las Oficinas de la Alcaldía, rompiendo cuanto encontraron en su interior; equipos y material de escritorio fue destrozado sin consideración. Mientras tanto, una masa impresionante de colonizadores, observaba atónita desde inmediaciones de la Plaza Principal estos acontecimientos. Miembros del Ejército se hicieron presentes para reestablecer el orden, provocando a los colonizadores que se reunieron en un cabildo abierto en la Plaza, procedieron a lanzar gases a diestra y siniestra, ocasionando la huida de los concentrados, quienes se organizaron por grupos para en primera instancia huir, y luego retornar azuzando a los soldados del Batallón de Ingenieros, quienes al acabar con todos sus recursos, debieron retornar al cuartel, no sin antes, abrir fuego con sus armas, con disparos al aire para ahuyentar a la multitud. Fueron horas críticas, la convulsión social parecía desbordarse, el temor se apoderó de todos, pero el afán curioso que identifica a la mayoría de los bolivianos, mantuvo a muchos ciudadanos en las calles.

Por su parte, aprovechando la confusión creada, un grupo de mal vivientes arremetió contra las dependencias de la Policía de Caranavi, quemando todos los archivos existentes en su interior, incendiando las oficinas y sus materiales. Los oficiales que se encontraban en su interior, lograron escapar por casas vecinas, pero dejaron todo su armamento, el cual desapareció en pleno atraco. Los detenidos fueron soltados y sus expedientes ardieron junto a los escritorios, perdiéndose valiosa documentación que no se logró recuperar.

Algún desaforado que en su momento fue identificado, pero del cual no quisieron repetir su nombre, y que está en la conciencia de todos los que lo vieron, incendió la camioneta del Alcalde, la cual ardió hasta convertirse en chatarra. Fue un principio violento, sin duda uno de los actos que más vergüenza ha causado a la Provincia.

El año 2003, una turba de vecinos, arremetió contra la humanidad de Juan Rey Pinedo, un delincuente común conocido como el “Kinoto”, un hombre de color sobre el cual se tejieron un sinfín de leyendas, algunas ciertas, otras, las más, simple cuento o invento que hicieron crecer su mala popularidad, esto con la finalidad de atemorizar a cuenta víctima caía en sus manos. Fue un enfrentamiento entre pandillas de ladrones, lo que llevó a los vecinos a levantarse en horas de la madrugada, cercar al “Kinoto”, maniatarlo, golpearlo y luego proceder a colgarlo de un árbol en plena Plaza Principal, fue el primer acto de linchamiento en la Historia de Caranavi.

FUTURO?
Caranavi está destinada a quedar ya no como una ciudad intermedia y de gran poder económico por su abastecimiento hacia las Colonias y poblaciones aledañas, podría llegar a ser la ciudad de paso de todos los viajeros hacia lugares de gran atractivo turístico, como el Beni y Pando, quedando nuevamente perjudicada por la pobre mentalidad futurista de sus autoridades.

La nueva carretera Cotapata – Santa Bárbara, a decir de algunos especialistas en la materia, significa el principio del fín de la provincia Caranavi, Turísticamente hablando, debido a que al mejorar las condiciones del camino carretero, que ha permitido disminuir los tiempos de viaje y brindar mayor seguridad a los pasajeros, los turistas tanto nacionales como extranjeros, verán con buenos ojos el hecho de ir más allá de Caranavi, directamente al Beni. Si en un principio el turismo se centró en Coroico por su cercanía, donde se podía llegar después de 2 ½ horas de viaje, con la nueva carretera se llega a esa localidad en 1 ½ horas. A Caranavi en las mejores condiciones el viaje duraba 7 horas, con la nueva Carretera dura 4 ½ horas, tiempo que inclusive será bajado a 3 horas, cuando esté culminado el tramo asfaltado hasta su Capital Caranavi, aspecto que ocurrirá en menos de 10 años y que dará lugar a que el turista pueda acceder a conocer el Departamento del Beni en un viaje de aproximadamente 6 horas, que será el tiempo empleado para llegar hasta Rurrenabaque, centro turístico de mayor importancia en el Departamento del Beni. Por lo tanto la Ciudad de Caranavi, a interpretación de los expertos en la materia, como el Lic. César Miranda, propietario del Hotel Caturra Inn, solamente servirá para aprovisionarse de combustible, merendar y continuarán viaje sin acceder al comercio de Caranavi y menos aún, quedarse a pernoctar en los hoteles de la ciudad.

Tal vez sea una realidad un poco dura de admitir, pero posiblemente sea una de las cosas que a futuro deban encarar las próximas autoridades municipales, quienes esperemos no sigan la línea de anteriores gestiones.

Es sorprendente la reacción que alguna vez tuvieron los representantes municipales en el pasado, por ejemplo, cuando inversionistas italianos quisieron construir en esta Capital el Gran Hospital de Los Yungas, la ignorancia de unos cuantos les llevó a indicar que ya teníamos un Hospital y que era mejor que se les arreglaran las calles, esto originó que el Hospital General de Los Yungas fuera construido en Coroico y sea hasta la fecha el mejor de todos los Yungas, donde son derivados casos de pacientes graves, empezando de Caranavi, hasta Provincias como Sud Yungas y Larecaja.

La Pista de aterrizaje fue cerrada y en su lugar queda una Avenida Construida a medias, que paradójicamente fue denominada Av. Cívica Ramiro Revuelta Iriarte, como queriendo compensar la pérdida de una vida, con vanos intentos de lograr justificarse ante una sociedad que no le importa que haya sido o lo que hubiese logrado el otrora líder de un movimiento popular. Hoy en día, por aspectos netamente políticos, se lo menciona de manera obligada en los actos cívicos de conmemoración a la creación de la Provincia, como el simple propulsor, desmereciendo los esfuerzos efectuados y las amenazas soportadas, las cuales al final acabaron con su vida y las ilusiones de toda una familia. Tampoco se menciona que fue reconocido como el Primer Hijo Predilecto de la Provincia Caranavi. Es tan grande el desconocimiento de la gran mayoría de personas sobre la actividad realizada por el H. Revuelta, que el día en que se celebraba con actos Cívicos la Provincialización de Caranavi, se realizo la entrega de una plaqueta recordatoria al Cnl. Leonel Aliaga, como el Primer Promotor de la Provincia Caranavi el año 1969, y se entregó un ramo de flores a la Viuda del H. Revuelta, en reconocimiento al trabajo por la Provincialización del difunto Diputado, Padre de la Patria, Hijo Predilecto de Caranavi, cobardemente asesinado. Ramo de flores que seguramente fue colgado en alguna de las paredes de su hogar y que posiblemente tiene una dedicatoria que dice: “en agradecimiento por dar tu vida por la Provincia”; claro que es una mera suposición, porque cuando se entregó el ramo de flores, no hubo ni una nota que acompañara la misma.

¿QUIEN FUE RAMIRO REVUELTA IRIARTE?
Sin duda la participación de este singular personaje, fue la que cambio la historia de la distribución Política del Departamento de La Paz. Nacido en la Localidad de Tarata, Provincia Esteban Arce del Departamento de Cochabamba, el 28 de Julio de 1941, cuna de la cual se sintió orgulloso y de la que gustaba resaltar como “Tarata, Capital del Mundo, la Cuna de los Grandes Hombres de Bolivia”, en una abierta elocución a la admiración que sentía por el Gral. René Barrientos Ortuño, a quien en alguna oportunidad sirvió como su edecán y que visitaba el hogar de sus padres en la Localidad de Cliza con mucha frecuencia.

Fue el quinto hijo de Don Antonio Revuelta Padilla y doña Lidia Iriarte Fiorilo, tuvo 11 hermanos, desde joven se caracterizó por su gran seguridad en las actividades que realizaba; durante su niñez y primera etapa de su juventud, vivió en la estancia de sus abuelos, la propiedad denominada “Monte Redondo”, misma que se encontraba en las afueras de la pequeña población de Cliza, etapa de su vida que marco para siempre su futuro. Muy pegado a su abuelo, don Fructuoso Revuelta, se desenvolvió con lucidez en los trabajos del campo.

Al ingresar en la etapa escolar, debía realizar el recorrido desde la hacienda hasta Cliza en bicicleta, para asistir a clases en la Escuela de esa población. Acostumbrado al trabajo, recorría la propiedad de su abuelo montado a caballo casi todos los días, tenía el concepto de que el terreno era tan extenso, que no se podía terminar de recorrer en su totalidad en todo el día, ni siquiera a lomo de caballo. Era un niño orgulloso de lo que existía a su alrededor, era muy feliz, sobre todo cuando recibía el afecto de su Abuelo, por quien sentía una gran admiración, y a quien recordó durante todos los días de su existencia como aquel hombre que le enseño que debía respetar a los hombres que trabajaban la tierra, imito sus ejemplos e intento ser un hombre de bien como le dijeron que debía ser. Cuando don Fructuoso falleció, se sumió en la congoja, solamente él podía comprender lo que había perdido.

La Revolución de 1952, acabó por completo con la felicidad del aún niño Ramiro Revuelta Iriarte, las tierras de su abuelo fueron invadidas por campesinos del sector de Punata, quienes obligaron a los campesinos que vivían en la propiedad de la Familia Revuelta a sublevarse. Un grupo de personas, liderizadas por un campesino de Punata, persiguió a Don Antonio Revuelta, a su esposa y sus 12 hijos hasta Cliza, donde los cercaron en la vivienda que poseían en esa localidad, armados de hachas y machetes, procedieron a dar de golpes a la puerta y las ventanas; cuando estas parecían ceder y ante la inminente arremetida de la turba, aparecieron todos los campesinos que vivían en la hacienda “Monte Redondo”, quienes se enfrentaron en fiera batalla con los de Punata, a quienes hicieron escapar, salvando la vida de Don Antonio Revuelta y toda su familia. La hacienda se perdió por completo y el modo de vida de la familia cambió radicalmente, ya no había dinero, era difícil mantener a la familia sin tierras que cultivar. Lo que representó un nuevo giro en la vida de toda la familia Revuelta Iriarte. Orlando el hermano mayor, se fue a Santa Cruz y se enlisto en la Fuerza Aérea, se graduó como piloto. Los demás hermanos mayores, buscaron trabajos en la ciudad, la familia se fue separando.

En 1955, a la edad de 14 años, tenía un rencor profundo por aquellos que le habían arrebatado las posesiones familiares, por lo que decidido a ser diferente, se enlisto en el Ejército, ingresó a la Escuela de Clases y Sargentos Maximiliano Paredes de la Ciudad de Cochabamba, era todavía muy pequeño y los ejercicios a los que era sometido fueron mucho para él; en un momento de dubitación, dejó la Escuela de Clases y regresó a su hogar, era un fin de semana en que les daban “franco”, pero no pretendía regresar. Para justificarse ante su padre, se dedico durante ese fin de semana a realizar trabajos de limpieza en la casa, cuando le tocó limpiar el alcantarillado, levanto las piedras talladas una por una, tenían una longitud de un metro de largo por medio metro de ancho, cuyo costo era muy elevado porque estaban talladas a mano; en un descuido, dejó caer una de ellas, ésta se rompió, y con ella se rompieron las ganas de dejar el Ejército, sabía que su padre lo iba a regañar, así que sin pensarlo dos veces volvió a la Escuela de Sargentos. Para fines de 1958 y con una estatura de 1,85 metros, se graduó como Sargento Primero, distinguiéndose como uno de los mejores alumnos, lo que le valió ganarse una beca de especialización en motores Diesel y Explosión en el Canal de Panamá, en Fort Gulich del Ejército de Los Estados Unidos, donde se graduó con honores.

Al regresar a Bolivia en 1960, fue destinado como Jefe de Mantenimiento de Batallón de Ingenieros de Caranavi, cuyos efectivos se encontraban realizando la apertura de caminos hacia el Beni. Allí conoció a Maritza Rosales, con quien contrajo nupcias en 1964, naciendo su primogénito en Diciembre del mismo año. Para 1966, habiendo nacido su segundo bebé, una niña, decidió dejar el Ejército, los ingresos económicos que percibía no eran suficientes para perseguir su sueño.

Con los dineros ahorrados de sus sueldos de antes de su matrimonio, adquirió un pequeño vehiculo, con el que se dedicó a rescatar Quina en el Alto Beni, trabajando a Sociedad con su suegro, Don Fridolino Rosales.

Para 1967, vendió su pequeño camión y adquirió otro de mayor capacidad, un GMC de 100 qq., con el que se dedicó a transportar madera para un Aserradero que trabajaba en el Sector de San Pedro, cercano a Caranavi. Esta pequeña Empresa entró en quiebra, debiéndole una importante suma de dinero por concepto de transporte, por lo que los propietarios determinaron darle en calidad de pago la mitad de las máquinas de la Empresa, sin embargo, no contaba con dinero para la otra mitad, motivo por el cual se asoció nuevamente con su suegro, quien adquirió el restante 50% y trabajaron de manera conjunta. Realizaron la apertura de caminos en más de 15 Kilómetros, en un sector muy montañoso, hasta el sector llamado Incahuara de Kullukuchu, camino que se mantiene hasta hoy en día.

En 1968, se convirtió en el primer representante de Caranavi en participar en la Competencia de Automovilismo Vuelta a Los Yungas, efectuada entre el 9 y 11 de Agosto, compitiendo junto a personajes famosos del Automovilismo como William Bendeck, Oscar Crespo, Marco Antonio Burgoa, Juan Lucio, Leonello Tamarri y otros, al mando de un Nissan Datsun color celeste, teniendo como copiloto al ayudante de su camión, Ricardo Poma, a quien llamaba “petiso” por su baja estatura.

En 1969, traslado el Aserradero hasta las cercanías de Caranavi, se instalo en la Colonia Pachamama, a 5 Kilómetros de la Población; en los años siguientes construyó más de 1.500 kilómetros de caminos, construyó 30 Escuelas, 30 campos deportivos, 15 Postas Sanitarias, además, entregó sistemas de agua potable, cemento, mangueras y otros, a todas las Colonias donde estuvo trabajando, tanto en Caranavi, tercera sección de la Provincia Nor Yungas, como en Larecaja y el Beni.

El año 1975, rompió la sociedad con su suegro e inició su propia Empresa Maderera, a la que denomino “Monte Redondo”, en homenaje a las tierras que alguna vez fueron su hogar, en una clara muestra de que aún conservaba en su interior un profundo dolor por la pérdida de la hacienda de su familia. La apertura de caminos que hoy en día une a las Colonias de la Central Nor Este, empezando por Pachamama, Juan del Valle, Niño Jesús, Barrial, Muñecas, Río Mercedes, Ingavi, Unión Villa San Juan, Santa Cruz, Quillaquillani y otras, son una muestra de los trabajos que desempeñó durante 15 años de esfuerzo denodado y sacrificio personal.

Animado por varias de sus amistades más allegadas, ingresó a la vida Política, pero sobre todo la gran simpatía que sentía por el Gral. Hugo Banzer Suarez, líder de ADN, hizo que se presentara como candidato al Municipio de Caranavi, sin embargo, sus sueños futuristas de mejorar la imagen de este sector de los yungas, se perdieron cuando fue derrotado en las urnas.

Posteriormente, en reconocimiento al trabajo político que había realizado, fue elegido como Diputado Suplente por ADN durante el Gobierno de Jaime Paz Zamora, llegando a ser elegido como Presidente de la Brigada Parlamentaria Paceña y participando de diferentes proyectos de Ley, entre ellos la Provincialización de Caranavi, cuya efectivización no habría sido posible sin su dedicación total a lograr este propósito, recibiendo duras críticas de sectores yungueños que intentaron amedrentarlo, sin que esto haya disminuido para nada su buena intención.

A finales de 1.991, se presentó como siempre lo hacia cada fin de año, a visitar a su madre en la Población de Cliza – Cochabamba, e inició un recorrido que realizaba siempre que estaba por Cochabamba, visitar las tierras de Monte Redondo, la propiedad de su Abuelo, la casa de Estancia donde vivió su niñez. He sido testigo de este encuentro con su infancia y he visto sus ojos llenarse de lágrimas contenidas cuando vimos lo que fuera la otrora deslumbrante Hacienda “Monte Redondo”; se caía en pedazos, solamente existían los salones y los cuartos, incluyendo el cuarto de mi bisabuelo, ubicado por encima de todos los demás ambientes. Al aproximarnos, de la puerta principal salió una mujer de pollera que nos pregunto a quién buscábamos, a lo que mi padre respondió que solamente queríamos ver un poco y pidió visitar la casa por dentro; la amable señora asintió. Cuando estuvimos en el interior, lo primero que observé, fue el árbol de ciruelo en el centro del patio, aquel árbol en cuyo derredor mi abuelo echaba agua hasta crear un barrial y evitar que mis tíos sustraigan sus frutos, algo tal vez un tanto difícil de evitar cuando el hermano mayor de mi padre, Orlando, se calzaba los zapatos del abuelo y cruzaba el lodazal para sacar los frutos que todos los hermanos aprovechaban y disfrutaban; cuando pasamos a los salones, aún se podía apreciar los empapelados de la época colonial despegándose y llenos de humedad. La expresión ansiosa de mi padre fue en aumento y tuvimos que salir, se encontraba bastante emocionado y parecía que iba a llorar. Al salir, la señora de la casa nos indicó, en quechua que increíblemente pude comprender, que la casa estaba en venta; no pudimos continuar la conversación debido a que llegaron otros hombres, vecinos del lugar, quienes se acercaron y nos saludaron muy amablemente. Ante ellos la señora comento de la venta de la casa, miré a mi padre y le insinué con mucha emoción, ¡cómprala!. Uno de los hombres recién llegados, el mayor, dijo que no se podía vender sin la autorización del niño Ramiro o de la Mamita Lidia. Era increíble, el niño Ramiro era mi padre y la mamita Lidia mi abuela. Cuando mi padre se identifico, la sorpresa fue para el señor que habló primero y su reacción fue de júbilo, le beso la mano a mi padre y se le arrodillo, lo mismo hicieron todos y finalmente lo abrazaron. Cuando se calmaron un poco le dijeron que era su casa y que si él quería, podía recuperarla; inmediatamente hicimos un acuerdo transaccional, Monte Redondo había vuelto a la Familia, Ramiro Revuelta Iriarte había recuperado lo suyo, aquello que perdió en la infancia, era nuevamente suyo, después de casi 40 años.

En noviembre de 1992, falleció su madre, doña Lidia Iriarte, este hecho lo sumió nuevamente en la congoja, la disimuló ante los suyos, pero se notaba en sus ojos la inmensa tristeza experimentada. Me correspondió la responsabilidad de comunicar a mi padre el fallecimiento de mi Abuela, para este propósito debí trasladarme desde La Paz hasta Caranavi para encontrarlo, pues él se hallaba realizando una inspección por la región del Alto Beni; cuando nos encontramos un nudo cerro mi garganta, no pude decirle nada, así que solicité la colaboración de los Esposos Castro Landivar, quienes fueron los que comunicaron la mala noticia a mi padre. Se quedo callado, miraba el piso como buscando algo que no encontraba, se mordió los labios y me miró, después de un rato se calmó y decidió viajar a la ciudad de La Paz, para posteriormente trasladarse hasta Cochabamba.

Días después, la mañana del Sábado 28 de Noviembre de 1992, cuando se trasladaba desde la población de Caranavi, hacia su Aserradero, fue interceptado por desconocidos a 7 kilómetros de esta Localidad, en la Colonia Juan del Valle; detuvieron su vehículo y dispararon con armas de fuego desde 4 ángulos diferentes hacia su humanidad. De la cantidad de balas disparadas, solamente 3 hicieron impacto en su cuerpo; no pudo atinar a defenderse; la sorpresa fue total. Su vida se fue apagando de a poco, logró descender del vehículo en un esfuerzo por evitar que la vida se le vaya, pero solamente pudo desplazarse hasta debajo de su motorizado, como intentando protegerse todavía de otro ataque; se desangró, sin auxilio, completamente sólo, en medio de la carretera que él mismo construyó.

Hasta hoy en día se desconocen los móviles de este crimen, nadie ha sido detenido y nada se sabe al respecto; conocen el refrán “ver Roma y después morir”?; para Ramiro Revuelta sin lugar a dudas fue “Recuperar Monte Redondo y después morir”. Aunque no murió del todo, los grandes hombres viven en sus obras y la Provincialización de Caranavi es una de ellas.

Cuando me despedí de él, no pensé que sería la última vez que lo vería con vida, se despidió agitando la mano, una despedida que contesté de igual manera, una imagen que todavía tengo en la mente, fue su adiós para siempre.

CONCLUSION
Es difícil llegar a concluir un trabajo de esta naturaleza, tal vez porque faltan las palabras exactas para expresar lo que realmente quisiera transmitir al lector, sin embargo, la principal intención que me ha llevado a compartir con ustedes estas experiencia y el conocimiento que tengo sobre la Provincia Caranavi, es para que sea rescatado e interpretado por las nuevas generaciones para evitar que nuestros inicios, nuestro nacimiento como Provincia, se pierda en el olvido; tal y como hasta ahora muchos han olvidado a su impulsor y promotor, al punto de ser menospreciada su importante labor en pro de la Nueva Provincia.

Que estas experiencias, bastante resumidas por cierto, sean de utilidad para todos aquellos que quieren recuperar nuestra identidad, o que al menos tengan curiosidad por conocer cómo fue el origen de nuestra querida Provincia Caranavi, la Vigésima Provincia del Departamento de La Paz.