Cascada Perolani

Perolani es una cascada en el valle que está atrás de Tocaña. La cascada se ve de lejos, pero no su base. Se dice que es imposible llegar a esta base, y que sería una tontería porque es la casa del diablo. La leyenda dice que unas mulas cargadas con oro se cayeron en la poza, junto con los jesuitas que las estaban manejando.

Existen varias historias sobre expediciones, ninguna tuvo éxito. Una ‘leyenda verdadera’ es que un día, el gobierno mandó un helicóptero para intentar llegar, con la idea de sacar el oro. Cuando estaban encima de la poza, un “voluntario” bajó por una ropa, pero de repente hubo un viento fuerte, que casi bajó al helicóptero. El pobre voluntario no sobrevivió.

Los de Tocaña cuentan que una vez cuando estaban cerca, salieron docenas de víboras de la selva obligándolos a regresar. Otra historia dice que unos ex-militares con mucha experiencia apenas sobrevivieron su aventura. Tenían que volver por el río, saltando de cascadas sin conocerlas.

Cascada Perolani

Cascada Perolani

Sean reales o no estas historias, lo verdaderamente cierto es que hay que cuidarse en esta zona donde los cerros tienen un aspecto tan extraño.
Cómo visitar:

Se puede ver la cascada desde la ruta por Mururata. Si quiere acercarse a la cascada, lo puede hacer desde la cancha de Tocaña. Es recomendable ir con el guía – Carlos quien ya ha hecho expediciones (aunque sin éxito). Hay que salir temprano, tomando taxi o alojándose en el hospedaje económico de Tocaña, Posada Marcelino.

Share